Martes, 5 julio 2022
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
Marìa A. Querol Visconti
09/05/2022
Los muertos no descansan en paz
Los muertos no descansan en pazComo se puede ver en las imágenes, podemos observar la bóveda de una de las familias más conocidas de nuestro partido, en total abandono por parte de familiares, donde como valor agregado, le han robado la puerta de bronce como lo han hecho con la mía propia pintada de color amarillo tenue, donde tuve que mandar hacer otra puerta, pero esta vez de chapa, para no ser nuevamente víctima de los saqueadores de bronce.

Hoy 9 de Mayo de 2022, fui al Cementerio de Ezpeleta como lo hago mensualmente, con la finalidad de ventilar, limpiar y recordar a mis muertos en nuestra bóveda familiar. Comienzo el recorrido desde la puerta principal, pasando por la bóveda de Carlos Morel, prestigioso precursor del arte en nuestro país y que desde 1944, la Escuela de Bellas Artes de Quilmes lleva su nombre. De ahí prosigo a la siguiente cuadra para llegar a mi destino. Sinceramente hoy me costó muchísimo entender por qué los mandantes que nos representan en el Consejo Deliberante, no toman una determinación honorable para con nuestros muertos, porque sin ellos no existiría nuestra vida.

Cada día me sorprendo con un robo de puertas en bóvedas abandonadas por familiares.
Por tal motivo me acerqué para hablar nuevamente con el Director, Martín Pico o el Vice, Lucas Noli, ambos excelentes directivos que se han puesto la camiseta por el Cementerio. Digo esto, porque nunca vi el Cementerio tan limpio como desde que asumieron. Nunca vi a el cuerpo directivo, cortando el pasto, levantando placas o ahora marcos de puertas que nos han sustraído, tiradas en los fondos del cementerio, donde por ahí se perpetúan los robos sin que todavía hayan puesto cámaras o patrulleros para controlar semejante maldad.

Un empleado me comenta que el Director, cansado de luchar contra el viento, se había ido a la Municipalidad para entregar denuncias nuestras por el abandono que sufre cada día este lugar por falta de cámaras, personal, etc., para cuidar a nuestros muertos, hecho que en realidad venimos reclamando todos. No basta con la buena voluntad de estos pocos hombres, también se necesita colaboración económica (prometida) desde todos los estamentos políticos.

No se puede gestionar sin presupuesto y entendemos que todos, absolutamente todos los que integran el cuerpo político del municipio son responsables de tantas mezquindades. No le emendamos la culpa a la intendente, sino también a las fuerzas opositoras que no sancionan el presupuesto debido y prometido al Cementerio.

Todos seremos mortales, habrán abuelos, padres e hijos de los políticos que sostenemos con nuestros impuestos en este lugar, entonces comiencen a tener sensibilidad y copien de los países desarrollados del mundo, donde los cementerios son visita obligada como parte curricular de los alumnos. Allí descansan grandes hombres de la humanidad y se los recuerda y honra con una visita guiada a sus tumbas.

María A. Querol Visconti