Viernes, 4 diciembre 2020
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
Dardo H. Ottonello, Diputado pcial. MD
20/10/2020
Debemos construir una alternativa opositora seria y ganadora
Debemos construir una alternativa opositora seria y ganadoraEn 2019 algunos dirigentes decidimos dar un paso al costado con la esperanza de que en Florencio Varela surgieran nuevos liderazgos políticos y se conformara una opción electoral fuerte, que le ofrecieran a nuestros vecinos una alternativa de gobierno seria, abarcadora, que propusiera soluciones reales y mostrara capacidad para conducir el municipio.

Confiábamos en el surgimiento de una alternativa política y electoral capaz de derrotar al oficialismo; el mismo que nos gobierna desde hace casi 30 años, con los magros resultados y los múltiples problemas sin resolver que la impiadosa realidad nos muestran día tras día.

Lamentablemente las ofertas electorales de los diferentes agrupamientos partidarios que se presentaron a las elecciones no lograron encarnar esa alternativa, y su desempeño posterior las ha desdibujado como oposición y como opción de futuro.

Candidatos que renunciaron en masa a escasos días de las elecciones, Concejales que rompieron y abandonaron sus bloques apenas semanas después de haber jurado, o que les bastaron unas pocas sesiones para dejar de ser opositores y pasar a votar junto al oficialismo, llegando al colmo de aprobar las cuentas del Ejecutivo municipal al que, cuando eran candidatos, acusaban de corrupción generalizada.

Bloques ausentes de un liderazgo que los cohesione, huérfanos de conducción política y, por ende, carentes de rumbo, de objetivos y de estrategia.

Hay que remontarse a un pasado muy lejano para encontrar un Concejo Deliberante donde el conjunto de la oposición, salvo un par de honrosas excepciones, exhiba una imagen tan deslucida, sin peso político ni legislativo, absolutamente funcional a los deseos y objetivos del oficialismo municipal.

Son hechos, mensajes y señales que la sociedad interpreta con claridad, profundizando el descrédito de la actividad política y de los políticos en general, y generando en paralelo desconfianza y desilusión hacia todo el arco opositor.

A un año de las pasadas elecciones y a igual plazo de las legislativas del 2021 el escenario político local muestra una oposición atomizada, desarticulada, contradictoria y debilitada, carente de liderazgos convocantes y de proyectos movilizadores.

Frente a este panorama el gran desafío opositor es, antes que nada, la construcción de una nueva fuerza opositora amplia, fuerte y potente, que muestre la decisión, la voluntad y la capacidad necesarias para convencer al electorado de que se puede volver a ganar las elecciones locales, y de que es posible un gobierno municipal que haga realidad las expectativas, las aspiraciones y los sueños de un futuro mucho mejor para todos los varelenses.